Ropa incómoda que no paramos de comprar

Ropa Incómoda

Ya estás peinada, el maquillaje ya en su punto, y la ropa tendida sobre la cama, sólo ponértela y ya estás lista en la puerta…pero hay un detalle, es una ropa incómoda que tu sola no llegas a abotonarte el cierre de la espalda, o subir el cierre por más contorcionismo o estiramiento que hagas.

Todas hemos pasado en algún momento por situaciones similares, donde la frustración termina apoderándose de nosotras al no poder quitarnos o ponernos una ropa o accesorio sin tener que recurrir a la ayuda de otra persona. De igual modo, escotes que si hacemos el menor movimiento muestra más de lo que realmente estamos dispuestos o era nuestro plan mostrar.

Ropa Incómoda

¿Por qué no se habla más de esta ropa incómoda en las revistas?

Ropa Incómoda

En el banquillo de los acusados

 
Empecemos por los monos, también conocidos como “jumpsuits”, me encantan los jumpsuits, realzan la figura y dan un “flair” de elegancia en un solo paso. Pero la mayoría son incómodos cuando se quiere ir al baño y hay que sacarlo todo, más aún si se necesita que alguien te ayude a abrirlo y cerrarlo…y si llevas prisa, ni hablar!

Ropa Incómoda

Ropa Incómoda

También tenemos vestidos o faldas con cierre a los lados que terminan pellizcándonos la piel: Ouch!; dónde dejamos a las camisas con botones muy pequeños que requieren de tiempo y paciencia para abotonar; y qué me dices de los accesorios con trancaderos que son imposibles de amarrar una sola…

Por otro lado tenemos vestidos con diseños un poco más complejos, que se ven espectaculares en la vitrina y cuando lo probamos no sabemos por dónde se mete una tira para unirla con la otra, si va hacia adelante o hacia atrás?!

Ropa Incómoda

La Tregua

En lo personal, pienso que no se debe renunciar del todo a este tipo de ropa incómoda o menos práctica, en busca de la comodidad plena, sino optar por esos modelos que requieran ese extra esfuerzo, cuando el modelo sea excepcional, nos realce la figura y nos quede estupendo, o se trate de una ocasión especial y puntual, y/o cuando sepamos que contaremos con la ayuda necesaria para usarlos sin que se convierta en un problema.

¿Te han pasado situaciones similares con alguna ropa en particular?


You’re done with your hair, makeup is spot on, and your clothes are lying on the bed, waiting for you to throw them on…just one tiny detail, you can’t reach that back button or are unable to zip the zipper all the way through.

Ropa Incómoda

We’ve all been there, stuck and frustrated at not being able to get dressed on our own, and yet, we keep coming back at those uncomfortable clothes time and time again.

Let’s talk about jumpsuits, they are a favourite of mine, the easiest way to look chic and elegant in one single step, but -sometimes- they come with a price, that of inconvenient zippers and fastening buttons, which can be a real annoyance throughout the day to go to the bathroom, leaving you up for assistance each time. Same issue for those gorgeous blouses with lots of tiny buttons, that no matter how short or long your nails are, they are the most impractical thing to insert in the buttonholes. Wearing stockings can also be bothersome when the bladder comes knocking; What about those cleavages that if you make a false movement expose far more than you intended.

Ropa Incómoda

Ropa Incómoda

The list is long, but rather than avoiding them all together, we should only bet on those more complicated models when the fit is exceptional on you, to wear on special occasions or/and when you know you’ll have a helping hand handy.

Have you had any experiences with uncomfortable clothes?

 

Leave a Reply